La Pastelería Carmen Deli y su mal servicio

pastelería carmen deli

No suelo desayunar en la calle, debido a la complicada economía por la que atravesamos en Venezuela.

Pero como #ReseñandoAndo, y ese día andaba con más hambre que chavista de consejo comunal, me encontraba recientemente por Sabana Grande en horas de la mañana y decidí ir a la Pastelería Carmen Deli.

Ya he comido allí muchas veces, y sé de su evolución en calidad y sabor.

Les confieso: la Pastelería Carmen Deli es un “malo conocido”. (Por aquello de que “más vale malo conocido que bueno por conocer).

Y con sumo cuidado me fui a echarle algo al saco a este lugar. Veamos cómo le fue a la Pastelería Carmen Deli en mi reseña:

Calidad: Esta pastelería era LA MEJOR en Sabana Grande y zonas adyacentes hace un par de años atrás. Yo hasta dejé en Foursquare alguna vez un tip en el que la recomendaba por lo sabroso de sus dulces y desayunos. ¿Pero qué pasó? No lo sé… ¿la situación país? Lo cierto del caso es que sus productos dejan mucho que desear: dulces viejos, poco sabor, cachitos y pasteles con muy poco relleno, en fin. No saben mal, ¡ojo! Pero los que conocemos el local y su historia, sabemos que ahora sólo son una lunchería más. Supongamos que es por la falta de harina y otros ingredientes… démosle a Pastelería Carmen Deli el beneficio de la duda. Probablemente su café sea bueno (recuerden que yo no tomo café, o no soy un asiduo consumidor de esta bebida), pero después que leas el apartado LIMPIEZA te lo pensarás antes de ir a tomarte un cafecito.

Servicio: Esto sí que se vino a menos TOTALMENTE. Antes eran diligentes y amables sus empleados, pero ahora NO. De hecho, las cajeras te tratan como si les estorbaras. Sin duda es así: los clientes les estorbamos, porque les robamos su valioso tiempo para revisar el WhatsApp en sus teléfonos. Si tu tarjeta no pasa (porque todos sabemos que los puntos de venta en el país son una mierda) te ponen mala cara y te dejan en espera mientras “revisan” otras cosas, o tratan de “atender” a otros clientes. Hace algún tiempo, antes de que empezara yo a hacer estas reseñas, una cajera allí me quiso hablar gritado porque mi tarjeta no pasaba y tuve que pagar con otra. Y bueno, muy sutilmente le dije que se fuera a lavar el culo, que su sueldo lo pagaba yo, y dejé de ir por un largo tiempo… hasta que volví. (Uno es masoquista en Venezuela).

Limpieza: ¡Un asco! Recuerdo cuando remodelaron hace unos 3 o 4 años, que estaba todo impecable. Pero ahora no. Su local no es más que un espacio con un poco de sillas y un par de televisores planos. El sitio es desordenado, mesas sucias, moscas… ¡y cucarachas y chiripas! En las mesas y el piso puedes ver la fauna (mascotas) de la Pastelería Carmen Deli. Es decir, si vas a comer allí, come en el aíre, ¡no toques las mesas!

En fin que, la Pastelería Carmen Deli se lleva un gran 👎

Ellos saben lo que es la calidad, porque la han tenido. ¡Pero se les olvidó cómo ofrecerla! Y es una lástima, porque el sitio está muy bien ubicado y tienen la infraestructura para levantarse otra vez. Sólo tienen que educar a sus empleados y hacer estrictos controles de limpieza y calidad de sus productos. ¡Claro que se puede!

Si te quieres aventurar a conocer la Pastelería Carmen Deli, aquí te dejo el mapa:

Y aquí puedes ver mi reseña en Instagram del día que visité el local:

¿Qué opinas tú de este sitio? ¿Te gusta? ¿Lo visitas regularmente? ¿Estás de acuerdo con mi reseña?

@gordonesroo
@gordonesroo

Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover.

Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo… ¡y siempre libre de eufemismos!