El mensaje oculto tras el éxito de “Despacito”

Web Hosting

Sin duda alguna que es el éxito del momento. Todos la tarareamos (me incluyo), y repetimos una y otra vez su pegajoso estribillo: Des-pa-cito…

Pero, ¿te has detenido a pensar un momento por qué esta canción es tan exitosa? ¿Qué pasó allí? ¿Qué hicieron Luis Fonsi y Daddy Yankee para “dar en el clavo” y hacer que este tema suene hasta en la China?

Claro, probablemente estés pensando: “Es que es Luis Fonsi, él es bello, se puso papiao y tiene buena voz… ¿cómo no va a ser exitoso?”

O tal vez tu lógica te indique: “¡Vamos! Es un tema en colaboración con Daddy Yankee, el “papá del reggaetón”, ¿Cómo no iba a ser exitoso, si él es el Rey Midas de la música urbana?” Y debo recordarte que aunque no soy experto en ingeniería musical, solfeo e historia del arte, Daddy Yankee NO ES el padre del reggaetón, lo es El General, un artista panameño que se hizo muy famoso por allá en los años 80. Daddy Yankee sólo es una de las figuras que más se ha mantenido a lo largo de la “historia” y evolución de este pegajoso género musical.

Pero volviendo al tema que nos atañe, haremos un ejercicio bastante interesante que DEBERÍAS hacer con todas las canciones que escuches. Eso, sin duda, te hará menos ignorante, y por lo menos te hará entender qué coño estás cantando cuando repites una canción sin cesar.

Debo aclarar aquí que yo no odio al reggaetón. De hecho, mi iPod está full de temas de este género, yo lo escucho, y lo bailo, ¡PERO LO ENTIENDO! Lo que quiero hacer ver con este post es que siempre muchas veces repetimos y repetimos un tema musical sin siquiera saber su verdadero significado. Esto es más grave aún, tratándose de un tema en correcto ESPAÑOL.

Hice un análisis toxicológico, fonográfico y cromosómico a la letra de “Despacito”, para que entendamos de una buena vez por qué esta canción ha pegado tanto y gusta hasta en las iglesias, geriátricos y funerarias, y exactamente qué nos quieren decir con esta canción.

RESUMEN

Como ya sabrás (o tal vez no, por eso te lo estoy explicando), la canción trata de una parejita que se ve en una fiesta, él tiene tiempo montándole cacería, ella lo sabe y se ha hecho la dura, pero le gusta la putería, y ya, llegó el día y a la chama le van a dar su merecido, por puta, realenga y vagabunda.

Veamos el análisis con detalle: (mis comentarios en rojo).

Sí, sabes que ya llevo un rato mirándote (el tipo tiene rato buceándose a la chama)
Tengo que bailar contigo hoy (y está decidido a meterle, ¡hoy es el día!)
Vi que tu mirada ya estaba llamándome (la chama también es brincona y le gusta la vaina)
Muéstrame el camino que yo voy (Oh) (el muchacho que es llorón y la madre que lo pellizca)

Tú, tú eres el imán y yo soy el metal (son tal para cual, par de sádicos)
Me voy acercando y voy armando el plan (el tipo ya lleva en mente lo que hará)
Solo con pensarlo se acelera el pulso (Oh yeah) (es un quesúo confeso)

Ya, ya me está gustando más de lo normal (más quesúo que un quinceañero)
Todos mis sentidos van pidiendo más (sólo tiene una cosa en mente: ¡meterle a la chama!)
Esto hay que tomarlo sin ningún apuro (y de paso, lo hará al estilo de 50 sombras de Grey)

Despacito (lento, para los que no entienden español)
Quiero respirar tu cuello despacito (el cuello, una zona erógena femenina por excelencia)
Deja que te diga cosas al oído (hablar sucio excita, ¿a quién no?)
Para que te acuerdes si no estás conmigo (para que a la chama no se le pase el queso tampoco)

Despacito
Quiero desnudarte a besos despacito (darle besos de pies a cabeza, por todos lados)
Firmo en las paredes de tu laberinto (la van a dejar marcada, como poste meado por perro)
Y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito (una total metedera de mano, pues)

Sube sube
Sube, sube, sube

Quiero ver bailar tu pelo (a la chica la van a despeinar, o a voltear como una media)
Quiero ser tu ritmo (cogerte)
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby) (él quiere que la chica le diga: ¡mámamela!)

Déjame sobrepasar tus zonas de peligro (clara invitación al sexo anal)
Hasta provocar tus gritos (él sabe que por detrás duele)
Y que olvides tu apellido (borracha o con burundanga, la van a coger bien cogida)
Si te pido un beso ven dámelo (compórtate como una puta y más nada)
Yo sé que estás pensándolo (él sabe que la chama es brincona y le gusta el perreo)
Llevo tiempo intentándolo (ya le tenía el ojo montado a la chama)
Mami esto es dando y dándolo (tienes que aprender a ser una perra)
Sabes que tu corazón conmigo te hace bom bom (cucardio)
Sabes que esa beba está buscando de mi bom bom (a las chicas les gustan los mala conducta)
Ven prueba de mi boca para ver como te sabe (besos después del sexo oral… ¡qué rico!)
quiero quiero quiero ver cuanto amor a ti te cabe (él sospecha que ella es estrecha)
Yo no tengo prisa yo me quiero dar el viaje
Empecemos lento, después salvaje (el viejo truco de “aquí no va a pasar nada que tú no quieras”)
Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
cuando tú me besas con esa destreza (la chama es una zafia)
Veo que eres malicia con delicadeza (cara de niña, pero tremenda puta)
Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Y es que esa belleza es un rompecabezas (la chama los encabrona a todos)
Pero pa montarlo aquí tengo la pieza, (oye) (y él se cree ya el macho alfa)

Despacito
Quiero respirar tu cuello despacito
Deja que te diga cosas al oído
Para que te acuerdes si no estás conmigo

Despacito
Quiero desnudarte a besos despacito
Firmo en las paredes de tu laberinto
Y hacer de tu cuerpo todo un manuscrito

Sube, sube, sube, sube, sube

Quiero ver bailar tu pelo
Quiero ser tu ritmo
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby)

Déjame sobrepasar tus zonas de peligro
Hasta provocar tus gritos
Y que olvides tu apellido
Despacito
Vamos a hacerlo en una playa en Puerto Rico (el chamo no tiene plata ni para un hotel)
hasta que las olas griten Ay Bendito (el chamo tiene tendencias voyeuristas)
Para que mi sello se quede contigo (la quiere preñar)

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Que le enseñes a mi boca
Tus lugares favoritos (Favorito, favorito baby)

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito
Hasta provocar tus gritos
Y que olvides tu apellido
Despacito

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito

Pasito a pasito, suave suavecito
Nos vamos pegando, poquito a poquito

EN CONCLUSIÓN

Podemos ver, como en cualquier otro tema “musical” (nótese el sarcasmo de mis comillas) de reggaetón, que “Despacito” no es más que otra canción en la que te invitan a follar. Sí, así, sin más vergüenza que la pudiera sentir de un cliente delante de una prostituta. Sexo, puro y duro.

¡Más nada! El sexo vende. Eso lo sabe hasta el gato. Y esta canción no podía ser la excepción.

Olvídate del romantiqueo, la caballerosidad, el cortejo y la elegancia. Esta canción (como todas las de reggaetón) no es más que una declaración (o insinuación, si quieres ser sutil) a una buena cogida.

¿Que el ritmo, los compases y la melodía son pegajosos? ¡Eso es otra cosa! Pero aquí sólo estamos hablando de sexo… vuelve a leer mi análisis anterior, estrofa por estrofa.

Padres, representantes y maestras, cada vez que se enorgullezcan de que sus lindos querubines se saben ésta (y otras canciones de reggaetón) de memoria, la canten y la bailen con gracia, borren esa sonrisa de imbéciles de sus caras y piensen (si es que esa cabeza les da para pensar) que ustedes están fomentando el sadiqueo, el desnalgue y el malandreo del futuro. ¡Luego no se quejen!

Y bueno, te dejo aquí con el video original de la canción, para que cuando la vuelvas a cantar a todo pulmón te acuerdes de este post y sepas qué estás realmente queriendo decir.

PD: Tal vez más adelante haga otro post similar, con alguna canción de salsa erótica de los 90, para ilustrar un poco más lo que expliqué con este:

¡Nos manipulan hasta con la música!

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover.Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!