Baños públicos, ¿privados?

No sé cómo será esto fuera de Venezuela, pero lo que sí sé es que aquí en este país las vainas sobrepasan la lógica y el asombro de cualquiera.

El país está tan mal, ¡A TODO NIVEL!, que la anarquía, el abandono y la desidia que se vive sólo la creemos y entendemos quienes tenemos la desdicha de todavía vivir en la Patria de Bolívar.

Tenía tiempo con este post en mente… y siempre, por cualquier motivo, posponía su redacción… hasta que ya, mi arrechera ha sido tanta que por fin, ¡aquí voy con el tema del post!

¿No les ha pasado que van a un baño público, en un mercado, un terminal, un centro comercial, una bomba de gasolina, etc., con una gran premura y ansiedad por vaciar la vejiga o los intestinos, que su esfínter ya no puede más, que sudan frío y sienten que se les va el alma del cuerpo, y se consiguen con un hijo de puta que se cree dueño del baño, y se te planta en la puerta con un cartelito que dice: “Sin papel 20 Bs., con papel 50 Bs.”, y si no pagas la tarifa no te deja entrar, mientras tú vas sintiendo que ya ves marrón y se te van los tiempos?

O sea, ¿no se supone que esos baños en esos sitios que he mencionado son precisamente eso, PÚBLICOS?

¿Por qué esos malditos parásitos malvivientes se apoderan de los baños y tienen la potestad de no dejarnos pasar a usarlos libremente, como si ellos tuvieran el poder de decidir sobre nuestras vejigas e intestinos? No es por los 20 bolos, ¡no! Es que simplemente es UN ABUSO.

¿Por qué los negocios y lugares antes descritos por mí permiten esto? ¿No se dan cuenta que es un foco de malandros y mal servicio?

Es como que yo me apropie de los banquitos de la Plaza Bolívar de Caracas y empiece a cobrarle a todo aquel que se quiera sentar… ¿Quién me da ese derecho? ¿A cuenta de qué yo puedo apropiarme de algo “público”, hacerlo “mío” y cobrar?

Es increíble que esta plaga de los “dueños de los baños públicos” haya llegado incluso hasta a cadenas de comida rápida como McDonald’s, en donde, aunque todavía no te cobran por entrar (pero estoy seguro de que falta poco para que eso suceda), te quieren cobrar por el papel que uses, y siempre hay una mujer impertinente que casi que te regaña si te sacudes mucho el machete y cae una microscópica gota de tu orina en el piso.

Yo no tengo la culpa de que tú, escoria humana, flojo de mierda, al que las neuronas no le dan para trabajar y ejercer otro oficio no hayas querido estudiar o trabajar y lo único que puedas conseguir es “cuidar un baño público”. Si no te gusta limpiar mierda ajena, ¡HAZ OTRA VAINA! Emprende, estudia o qué se yo… ¿pero vas a hacer de algo público TU NEGOCIO?

He visto baños en los que venden chucherías, tienen televisor en el que transmiten los juegos de fútbol (por TVes), suena una radio AM, venden periódicos, estacionan motos y hasta guardan verduras, ropa, zapatos, películas quemadas en DVD y otras mercaderías típicas de la miseria y el buhonerismo nacional.

Claro, probablemente tú, que lees esto, dirás: “Coño Roosevelt, ¿qué lugares frecuentas tú, que describes baños tan espantosos?”

Y lo que te puedo decir es que esta mamarrachada de los baños públicos no es exclusiva de zonas pobres o marginales (toda Venezuela ya es marginal, pobre y miserable), porque hasta en los baños de grandes centros comerciales de Caracas, (Como El Recreo o el CCCT) te consigues con panoramas más o menos similares a los que aquí describo.

Sí, es cierto que en el país hay deficiencia de TODO. No hay papel, no hay agua, no hay luz, no hay Internet… ¿Pero por eso debemos dejar de dar buen servicio, dejar de supervisar al personal a nuestro cargo y verificar que no abusen, maltraten y molesten a nuestros clientes?

¿O es que tras estos “baños públicos privados” se oculta una mafia, la misma mafia que bachaquea lo que sea, que revende, requeterevende, arrienda, subarrienda; una mafia que se apodera de cuanto lugar o espacio público hay?

¿Estos “encargados de baños”, que supuestamente te cobran peaje con la excusa de mantenerlos limpios (pero siempre huelen a mierda), son el hombre nuevo del que tanto nos habló Chávez?

¿Son los “hijos de Chávez” los que ejercen esta nueva profesión del siglo XXI?

Si tú estás leyendo esto y te encuentras fuera del país, por favor, aclárame algo: ¿Allá en el exterior son así los baños públicos? ¿Hay un malviviente (o varios, por turnos) apoderado del baño que te cobra por usarlo, lo cierra o abre cuando le da la gana y a quienes les da la gana? ¿O esto es sólo un mal de la “Venezuela potencia” que Chávez nos legó?

¡Gracias por la aclaratoria que me puedan hacer!

Yo pertenezco a la generación que le enseñaron que en la calle NO SE MEA. Ni detrás de un carro, ni detrás de un Kiosco, ni en un rincón oscuro de un callejón ni al lado de un árbol. La calle se respeta y se debe mantener limpia.

Pero en vista de esta anarquía con los malditos baños públicos privados… ¿debo convertirme en un mamarracho más y sacar mi machete en cualquier parte cuando me den ganas de orinar?

¿Debo ser como el sistema y corromperme?

¿Qué podemos hacer para acabar esto?

¿Vamos rumbo a una cistitis nacional? ¿Ya el mierdero de Venezuela, literalmente, no tiene solución?

¿Qué propones tú?

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover.Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!
  • Camilo Ernesto Reyes Rodriguez

    Yo recuerdo que hace unos años, en el Boulevard de Sabana Grande había un servicio de baños “públicos” en que por una módica suma de dinero podías usar los “servicios”…

    Un consejo: Cuando estén en la calle y les den “ganas” ybusquen un sitio de “comida rápida” (Mc Donalds, Subway, Burger King, Wendy’s) entren al mismo y primero miren el menú un rato y luego busquen los baños…

  • Francisco Romero

    Aunque estoy de acuerdo con muchas de las ideas que escribes en este artículo, debo decirte que en muchos lugares de muchos países se paga por el uso del baño público. En París, en Budapest y hasta en Disney el uso de un baño público tiene una tarifa y el cobro puede ser automatizado o a través de una persona que es custodio del baño. La diferencia es que aquí, tal como mencionas, se han “apropiado” de los baños y hacen usufructo de ellos sin ningún permiso. El hecho de que un baño sea público no significa que sea gratuito, significa que cualquier persona tiene derecho a usarlo, a diferencia de los baños de un restaurant o una estación de servicio cuyo uso depende de las condiciones de uso que establezca el propietario.


    • Muchas gracias, Francisco, por tu comentario. Es interesante eso que dices de otros países y que desconocía.

      ¡saludos!

  • Mariverga

    Tal cual, ese “empleo” de “encargado de baños” es un maldito invento endógeno así como los bachaqueros. Lo arrecho es que muy poca gente se atreve a mandarlos al carajo, recordarles que es un baño PÚBLICO y decirles que vayan a pedirle los 20 bolos al coño de su madre. La gente va como borregos a pagar los 20 bolos de la misma manera en que van como borregos a hacer cola por comida

  • Angela

    Comparto tu frustración, y sumado a esa tendencia, esta la de los estacionamientos, no hay lugar donde te estaciones en Venezuela que no venga algún “cuida carro” a informarte de su tarifa o colocarle el papelito de “carro vigilado” y así te quedes tu mismo en el carro en el carro tienes que pagarles, porque se arre…, como que si eres tu el que les esta quitando algo a ellos.


    • Yo no pago ni en baños ni a guachimanes… ¡y con más de uno me he guindado! ¡Malayos!