10 cosas que deberían hacer los empleados del Metro cada vez que lo cierran por las marchas

Ahora, cada vez que a los chavistas les pica el culo, o temen que la gente que los adversa en Caracas se movilice, la orden es: ¡Cerrar el Metro!

¡Maldita sea!

¿Por qué permitimos tal abuso de poder y falta de respeto?

Maduro se tira un peo, cierran el Metro…

Cilia Flores bosteza, cierran el Metro…

El dólar paralelo sube, cierran el Metro…

Diosdado estornuda, cierran el Metro…

Es que la vaina es tan incómoda y absurda que hasta uno se pone a pensar: ¿Qué hacen los empleados del Metro con tanto tiempo ocioso?

¿Qué harán realmente bajo tierra los empleados del Metro cada vez que pasan 12 o más horas sin trabajar, con las estaciones cerradas?

¿Jugar truco? ¿Jugar la botellita? ¿Jugar la güija? ¿Hacer orgías? ¿Chancear por WhatsApp? ¿Dormir? ¿Beber caña? ¿Organizar peleas o carreras de ratas o cucarachas? ¿Practicar orden cerrado con el G2 cubano? ¿Ritos santeros para invocar a la morcilla galáctica?

Me pregunto esto porque TODOS LOS DÍAS cierran el maldito Metro, y cuando lo abren lo veo igualito de sucio, deteriorado e ineficiente… ¿Y entonces? ¿Qué coño es lo que preservan? ¿De qué demonios están “protegiendo las instalaciones”? ¿Por qué tanta ociosidad e ineficiencia?

En vista de tan incómoda situación, y tratando de darle un poquito de ideas a los imbéciles que “manejan” el subterráneo caraqueño, elaboré una lista de las cosas productivas que ellos SE DEBERÍAN poner a hacer. Tomen nota, ministros, supervisores, operadores y demás monigotes rojo rojitos:

  • Limpiar las estaciones. ¡Todas las áreas, externas e internas, dan asco! El Metro de Caracas pasó de ser el mejor del mundo al peor del sistema solar. Limpiar, barrer, pintar, coletear las áreas comunes, etc., es una de las cosas que necesita URGENTEMENTE el Metro. Si cada estación cerrada organiza una jornada entre sus operarios para que limpien sus respectivas estaciones, empezaríamos a recuperar la cara bonita del subterráneo, y tendríamos menos venezolanos ociosos.

 

  • Arreglar las escaleras mecánicas. No existe ninguna estación del Metro de Caracas que no tenga aunque sea una escalera o ascensor fuera de servicio. ¡Arreglen esa vaina! Hay mucha gente que necesita de estos instrumentos para subir o bajar a los andenes y estaciones. ¡Ni las estaciones inauguradas por la revolución se escapan a este mal funcionamiento! ¡Aprovechen las estaciones vacías (sin usuarios) para trabajar a sus anchas y reparar ese desastre! ¿O es que el motivo de no reparar esto es por mi próxima sugerencia?

 

  • Activar y arreglar los torniquetes. ¡No más Metro gratis! ¡Y suban esos precios! Eso es lo primordial para que cualquier ente o sistema funcione: ¡EL DINERO! Reparen los torniquetes para que todo el mundo tenga que pagar por su pasaje, y así tengan recursos para que puedan reparar, restaurar y limpiar las deterioradas instalaciones. Seguramente el problema NO ES FALTA DE PERSONAL, sino falta de plata. ¡Usen la lógica! Un Metro subsidiado y con tarifas regaladas es lo que seguramente lo tiene quebrado, sin fondos para autosustentarse.

 

  • Reparar los aires acondicionados. ¡Coño, pero qué sauna! Los vagones y andenes son verdaderos hornos. Uno apenas entra y siente como si se estuviera acercando al mismísimo infierno a visitar a Chávez. ¡Esto es vital! Aprovechen tantas horas sin hacer nada para limpiar ductos y salidas de aire, para reemplazar unidades y condensadores, y para darle un nuevo “respiro” al Metro.

 

  • ¡Hágase la luz! Yo recuerdo cuando el Metro era tan iluminado como un quirófano de clínica. ¡Una maravilla! Había luz en todas las estaciones, vagones y alrededores. ¿Será falta de bombillos? ¿Por qué no usan los mismos ahorradores que regalan en los barrios? ¿Por qué no pactan un acuerdo con China, u otro país, para que los doten de los bombillos y repuestos para esto? ¿Por qué tenemos que sentir que nos montamos en una montaña rusa del terror cada vez que usamos el sistema subterráneo?

 

  • Clases de atención al cliente. Aprovechen tanto tiempo ocioso para educar a todos los operarios, que en vez de atender en taquillas, trenes y parlantes pareciera que ladran o rebuznan. Un cursito de mejoramiento, motivación, crecimiento personal y cosas por el estilo serían una maravilla, para empezar a disfrutar (de nuevo) de un servicio de calidad.

 

  • Operativos de seguridad. Tienen bastante tiempo libre para organizar planes operativos para erradicar la buhonería, mendicidad y atracos en el sistema. ¡Hagan la prueba! ¿Acaso no han visto los niveles de desempleo que hay? ¡Con total seguridad consiguen en el país gente preparada y con propuestas interesantes para poner en práctica a este respecto! Operadores y vigilantes (no policías, ¡la policía pa los barrios!) en cada tren y estación seguramente brindarían un ambiente más seguro y tranquilo.

 

  • Limpiar los trenes. ¿Han visto a los operarios de limpieza? Empleados raquíticos y desaliñados para limpiar (mal barrer y mal coletear) estaciones, áreas, andenes y trenes. ¡No alcanza la mano de obra! Aboguemos otra vez por la cantidad de gente desempleada que hay. Páguenle a cuadrillas de gente que pongan los trenes otra vez limpiecitos, de punta en blanco. Da asco entrar o sentarse en algunos vagones, la verdad.

 

  • Hacer campañas de educación al usuario. La culpa de que la vaina no funcione no es sólo del Metro, sino también de los usuarios (ya lo mencioné en un post anterior). Deberían entonces aprovechar todo ese tiempo ocioso para idear campañas de reeducación y concientización al usuario, al pasajero; para que cada vez que use las instalaciones se comporte y las cuide.

 

  • Reentrenar al personal. No es suficiente con una charla de atención al cliente, ¡qué va! A los empleados del Metro de Caracas hay que reentrenarlos en sus funciones, enseñarlos a supervisar, a hacer cumplir las normas a los pasajeros, a no permitir comida, mascotas, buhoneros, etc. A los operadores de trenes, a frenar y arrancar con cuidado, para que recuerden que no llevan chivos ni basura en los trenes, sino pasajeros, seres humanos. En fin, hay que hacer una fuerte revisión de los cargos de todo el sistema.

¡Tiempo tienen de sobra!

¿Pero saben qué sucede con estas propuestas de mejora? Que para lograrlas se necesitan de dos cosas:

VOLUNTAD Y DINERO.

Dos cosas que lamentablemente este gobierno no tiene. No tiene la voluntad de hacer las cosas bien, sugeridas por otras personas ajenas al “proceso”; y los reales… bueno, real sí hay, pero sólo para Maduro y su combo… no para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Limosnas CLAP es lo que hay.

Ojalá estas sugerencias lleguen a alguien con un poquito de voluntad y conciencia en el país…

Y tú, ¿le propones alguna otra tarea a los ineptos del Metro de Caracas?

@gordonesroo
@gordonesroo
Bloguero, Social Media Manager, Diseñador Web, Consultor en Marketing Digital y Emprendedor. Fanático de la tecnología, adicto a la información, maniático con la ortografía y WordPress Lover.Mis escritos siempre llevan mi opinión personal, mezclado con humor negro, sátira, sarcasmo... ¡y siempre libre de eufemismos!